Recomendaciones para elaborar un café de calidad

El café es uno de los productos más consumidos en el día a día de una gran parte de la población. Elaborar un café de calidad es muy importante para cualquier tipo de negocio que puede hacernos tener una clientela fiel y destacar sobre nuestra competencia ya sea una cafetería, restaurante, panadería o similares.

Es un producto muy rentable para el sector de la hostelería, puesto que su materia prima y su maquinaria no tiene un coste elevado y es amortizada rápidamente.

En este artículo queremos darte algunos consejos que seguramente te ayudarán a realizar un café con un aroma, textura y sabor que hará que tu local toda una referencia para los amantes del buen café y que rentabilizará mucho la actividad de tu local.

Hemos de tener en cuenta que para realizar un café de calidad, tenemos que disponer de maquinaria especializada como una cafetera y molinillo profesional, materia prima de calidad y personal cualificado.

Materia prima. Disponer de una buena materia prima de calidad hará que nuestro café tenga un gran sabor. No compres el café ya molido, ya que su sabor y aroma no serán los mismos que si lo compras en grano y lo mueles con un molinillo profesional.

El agua y la leche también son importantes, no utilices agua de grifo y emplea siempre agua mineral de calidad. En cuanto a la leche, asegúrate que sea leche de buena calidad y no siempre la más económica del mercado.

Prueba siempre diferentes productos y comprueba cuál es el preferido de tus clientes.

Personal cualificado. Por muy buenos ingredientes que dispongas, no será igual un café preparado por manos expertas que uno por alguien sin ninguna experiencia.

Asegúrate de que tu personal está bien cualificado y sobretodo que conocen en profundidad los ingredientes, la maquinaria y como realizar un buen café.

Dedicar tiempo en formar a tu personal es una inversión muy rentable para tu negocio.

Maquinaria profesional. Disponer de una maquinaria profesional de buena calidad es primordial para cualquier negocio de hostelería, sobretodo si queremos elaborar un buen café.

Además de ahorrarnos mucho trabajo, una maquina profesional también nos hace reducir el tiempo de elaboración y amortizar mucho más nuestra inversión en comparación con una maquina menos especializada, como las pequeñas cafeteras en modalidad de cápsulas. Este tipo de cafeteras pueden ser más accesibles para su compra, pero a la larga, pueden resultar mucho más caras debido al elevado precio de su materia prima.