¿Cuál es la potencia eléctrica adecuada para mi negocio?

El servicio eléctrico en nuestro negocio es básico para su funcionamiento, aunque su coste, mayormente si utilizamos muchos elementos que lo necesiten como: hornos, extractores de humo, aire acondicionado, bomba de calor, herramientas eléctricas… Este consumo puede llegar a ser muy elevado y con ello su coste también puede llegar a serlo.

De media, en cualquier negocio pequeño, el coste de la electricidad suele ser de aproximadamente 3000 euros anuales, aunque siempre dependerá de su actividad.

Muchas son las empresas interesadas en intentar reducir al máximo el coste eléctrico, además de por el ahorro económico, también para conseguir un consumo más eficiente, aunque con ello, conviene evaluar y comprobar nuestra potencia contratada y que ésta cumpla las necesidades de nuestro negocio para no “quedarnos cortos”, y con ello pudiéramos tener cortes de luz en pleno trabajo.

El paso principal es conocer cuál es la potencia que tenemos contratada para saber si debemos aumentarla o reducirla según nuestro consumo. Para ello, solo bastará mirar nuestra factura de la luz donde vendrá reflejado ese dato.

El segundo paso será saber cuál es la potencia que necesitamos contratar. Para conocer este dato deberemos de sumar la potencia de todos los electrodomésticos y aparatos eléctricos que tengamos en nuestro negocio. Una vez tengamos ese dato, deberemos de multiplicar por 0,2 o 0,3 según la utilización de nuestros aparatos eléctricos, siendo la 0,3 los que más uso requieren. El resultado de esta operación nos dará el resultado de la potencia necesaria que se requerirá contratar, siendo siempre aconsejable contratar una potencia ligeramente superior a la utilizada para evitar cortes de suministro en pleno rendimiento. El servicio eléctrico en nuestro negocio es básico para su funcionamiento, aunque su coste, mayormente si utilizamos muchos elementos que lo necesiten como: hornos, extractores de humo, aire acondicionado, bomba de calor, herramientas eléctricas… Este consumo puede llegar a ser muy elevado y con ello su coste también puede llegar a serlo.

Con estos sencillos consejos, nos evitaremos pagar cantidades altas de electricidad y a la vez, utilizar la potencia correcta para el buen funcionamiento de todos nuestros equipos.